Las personas refugiadas vienen de situaciones realmente duras. Los requisitos para solicitar asilo internacional son haber vivido guerras o conflictos o estar amenazados, incluso de muerte, por sus creencias religiosas, orientación sexual, etc. 
En la mayoría de ocasiones, realizan un largo viaje para llegar a países de acogida como el nuestro. Una vez aquí, estos peligros inminentes desaparecen. Pero su periplo personal está muy lejos de terminar: tienen un largo proceso por delante...
Muchos vienen con graves traumas psicológicos. La mayoría no conoce el idioma e, incluso en el caso de los hispanohablantes, se encuentran con costumbres diferentes. Además, deben gestionar su asilo, escolarizar a sus niños, encontrar vivienda... Son muchos los retos a los que se enfrentan.
Por eso, Cruz Roja realiza un trabajo integral de acompañamiento, desde su llegada hasta que consigan rehacer y normalizar su vida entre nosotros. (Un aspecto menos conocido que la imagen que todos tenemos de voluntarios de Cruz Roja recibiendo a personas en las fronteras. Y que, sin embargo, resulta fundamental para ellas y para la convivencia social).
La campaña nos invita a conocer la realidad de estas personas, a ACERCARNOS más  y plantearnos qué podemos hacer por ellas, colaborando con Cruz Roja o a título personal. Por ejemplo: ¿alquilamos una vivienda? ¿buscamos un empleado para nuestra empresa? ¿podríamos enseñar español o, simplemente, tenemos tiempo para acompañarlas cuando vayan al médico o enseñarles nuestra ciudad?...
La problemática de los refugiados no termina al llegar a nuestras fronteras:
AHORA QUE ESTÁN AQUÍ, 
NOS NECESITAN MÁS CERCA. 
INFOGRAFÍA Nº 1: PERSPECTIVA GENERAL, DESDE LA ACOGIDA A LA INTEGRACIÓN.
FICHA DEL JUEGO FÍSICO (TABLERO): "ACÉRCATE".
Una ficha del juego físico para las delegaciones de Cruz Roja. 
La mecánica es un "Quién es quién", que los voluntarios pueden jugar con las personas "a pie de calle".
En cada delegación pueden imprimir el juego, que consta de un tablero físico, una serie de personajes (fichas de cartón sostenidas en peanas) y unas fichas de respuestas para el voluntario.
La mecánica es un "Quién es quién". El participante va haciendo unas preguntas relativas a las vivencias de los refugiados y sus necesidades actuales en España: de qué situación han huido (guerra, persecución por sus creencias, etc.), si han llegado o no acompañados, si buscan trabajo o vivienda... 
Se van eliminando personajes hasta llegar al personaje final (puede ser una persona sola, una pareja o una familia). Los voluntarios usan la tarjeta como base para explicar a los jugadores lo que pasan los refugiados, cómo es su proceso de integración en nuestro país, qué hace Cruz Roja por ellos y qué pueden hacer ellos a título personal: ¿alquilan un piso? ¿buscan un empleado para su empresa? ¿sabrían dar clases de español?...
Back to Top