Una pequeña gran idea para encontrar mi trabajo ideal y/o proyectos freelance interesantes.

¿Cómo surgió? 
2014. Plena crisis económica. Buscar trabajo era poco menos que imposible. Y aún más uno en condiciones (todo el mundo tenía una start up en la que quería que trabajaras por nada y menos). El mercado laboral se estancaba y para ganarte la vida como freelance (voluntario u obligado por la crisis), tenías que destacar entre una hambrienta multitud con talento y títulos para parar un tren de mercancías. Y casi todos ellos reales, no como el de Cifuentes.
Me dediqué a trabajar en mi imagen de marca personal, desde la elección de mis fotos en las redes hasta colores, códigos y un tono de comunicación propio, etc. Y comencé a usar Twitter no tanto para compartir mis chistes malos (¡uno al día da alegría!), greguerías de mi cuño y demás, sino para compartir contenidos sobre marketing y publicidad y hacer visible mi imagen
Y mientras le daba una vuelta a cómo sacarle el máximo partido a la red del pájaro azul... ahí estaba la idea, delante de mí. Me di cuenta de que un tuit tenía, en sí mismo, todo lo necesario para ser mi currículum online: la foto "profesional" que había puesto y espacio para un texto y un link. 
Con esto, digamos, "no inventaba la rueda", seguro que muchas personas escribían tuits autopromocionales a todas horas. Así que decidí a llevar la idea lo más lejos posible para hacerla diferencial, metiendo en esa suerte de "CV jibarizado" los apartados lógicos de un currículum convencional en papel, sin faltar ni uno: Perfil/ Experiencia/ Formación/ Idiomas/ Contacto/ Porfolio. 
Esta forma en que lo "diseñé",  moví y usé en su momento fue lo que tuvo verdadera repercusión en los medios y en muchos, muchos timelines de Twitter. 
Los medios especializados destacaron el hecho de que el tuit se "profesionalizara" y tuviera el formato y apartados de un verdadero CV completo en formato mini.: todo lo necesario para responder de forma exprés a una oferta laboral o reforzar la imagen de marca, en especial si se fijaba en la parte superior del perfil de Twitter (creo recordar que esa posibilidad llegó poco después y fue muy positivo). 
También se habló de ello en conferencias y clases, tanto de comunicación como de RRHH. Porque ponía sobre la mesa el tema ya candente de la 'muerte' del CV convencional y los procesos que dábamos por hechos para encontrar trabajo, tanto los demandantes como los ofertantes. En ese contexto económico, necesitábamos soluciones ingeniosas para destacar. Teníamos que ser más flexibles que nunca y replantearnos los antiguos modelos, ¡hacerlos volar, si era necesario, en un ejercicio de nihilismo profesional! Muchos iniciábamos ya un cambio de mentalidad en el que empezabas a hacerte ver tú... ya que el trabajo, menos que nunca, no iba a caerte del cielo.

TT en Madrid (fuente Trendsmap) y noticia recogida en diferentes medios: 
Yorokobu (la noticia original); http://www.yorokobu.es/tuitcv/ 
Social Mood; http://bit.ly/1mkDlqk 
Arnold Social; http://bit.ly/1h8DYT6 
Interactiva Digital; http://bit.ly/1aGjaBm
Estrella Digital; http://bit.ly/LUPeIU
Acens/Telefónica: http://bit.ly/1cpbUuD
Back to Top